ETA es ETA

No soy muy dado a las obviedades, pero alguien tiene que decirlo: ETA es ETA. Creo que conviene recordárselo a más de uno de los contertulios que pueblan los espacios de debate televisivo, generalmente pertenecientes a la caverna mediática. No sólo a estos opinadores profesionales, sino a políticos de la talla de Esperanza Aguirre.

Efectivamente, me refiero a las múltiples descalificaciones que, desde hace mes y medio, venimos viendo en los medios contra el líder de Podemos. A principios de mes, Esperanza Aguirre llegó a afirmar que Pablo Iglesias “está con ETA”, al salir a la luz un vídeo de apoyo del profesor a la ilegalizada asociación de familiares de presos de ETA, Herrira. Dichas palabras han sido objeto de una demanda de conciliación, paso previo a una querella, por parte de Podemos. El periodista y adjunto al director de El Mundo, Eduardo Inda, también ha sido demandado por sus continuos enfrentamientos con Iglesias. En ellos, insinuó en varias ocasiones su connivencia con ETA e incluso la financiación ilegal de su partido político.

Pablo Iglesias, eurodiputado y líder de Podemos.

Ya hablé anteriormente del panorama político surgido después de las europeas. Sin embargo, conviene recordar que Podemos dio la sorpresa y levantó ampollas entre los partidos mayoritarios… y minoritarios. En el caso del PP, el daño se tradujo en constantes ataques a este movimiento. El PSOE está demasiado cerrado en sí mismo y su organización interna como para poder criticar a otros (aunque sí ha calado la figura de Pablo Iglesias, como cabe destacar de alguna de las intervenciones de Pedro Sánchez en el “debate” entre los candidatos a la secretaría general). IU, por su parte, ha sabido aceptar los resultados y que algo debe cambiar en la organización; concretamente, ha dado más poder a su mejor adalid: Alberto Garzón. Además, ha apostado por las primarias como vía de elección a sus diferentes candidatos.

Hace un mes tuve la oportunidad de charlar con dos británicos que viajaban en moto por el norte de España. Aparte de practicar el inglés, conversamos acerca de España: en concreto, una parte de la conversación se centró en Euskadi y el terrorismo. La pareja se asombró cuando les conté que ETA había dejado la actividad terrorista. Puede que estos dos turistas fueran personas muy mal informadas, pero me extrañó que no conocieran una noticia de tanto calado internacional. Quizás en España estamos más centrados en demonizar y convertir en terroristas a movimientos pacíficos, que en promocionar las bondades de nuestra Marca España: acabar con el terrorismo.

Pablo Iglesias no es santo de mi devoción. Si bien me gusta su discurso (excepto el empacho al que nos someten con la “casta”), es el personalismo de su formación lo que no termina de convencerme. Pese a todo, respeto su condición de agente político de gran relevancia: ha conseguido convertirse en la cuarta fuerza política del país. No así multitud de políticos, representantes de la ciudadanía, que no respetan a otro miembro elegido por los ciudadanos (la cuestión del respeto es algo muy espinoso… ¿Respetaríamos a un diputado electo de un partido neonazi como Amanecer Dorado?). O periodistas que se dedican a criminalizar a personas como Iglesias o Juan Carlos Monedero.

Una de las reglas fundamentales de las matemáticas es que la multiplicación de dos signos negativos resulta siempre en un signo positivo. Es decir, (-2)*(-2) siempre va a ser (+4). Las críticas provenientes de partidos de la casta, ya bastante mal vistos por la ciudadanía, son halagos para formaciones como Podemos. Les hacen la campaña de una manera escandalosa. En recientes encuestas, como ésta de ElPeriódico, Podemos conseguiría más de 50 escaños. Otros dirán que es también gracias a la continua presencia mediática y en las tertulias de Pablo Iglesias pero, yo me pregunto: ¿quién beneficia a quién? Las Mañanas de Cuatro, un programa en el que generalmente colabora Pablo Iglesias, supera desde las europeas a Al Rojo Vivo, su rival directo. Y no lo digo yo, lo dicen los expertos en esto de las audiencias.

No soy un experto en opinión pública o campañas electorales. Para ello están los sociólogos y politólogos. Sin embargo, está claro que o para el vertido de insultos y críticas (fuera de lo meramente político, claro), o Podemos crecerá aún más. Ya se sabe que no hay mejor desprecio que no hacer aprecio.

Anuncios

Un comentario en “ETA es ETA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s