La gran estafa española

Spanish Hustle, podríamos titularla si se tratara de una película. Lamentablemente, no lo es; aunque a su protagonista bien podrían nominarlo al Oscar al Mejor actor. Jenaro García, fundador de la desconocida hasta hace unas semanas Gowex, podría ser perfectamente el ganador de esta categoría.

Y no es para menos. La joya de la corona de las start-ups españolas ha demostrado ser un fraude. Previsiblemente, esto no arrastrará solo a su fundador y a la propia empresa: sus socios y accionistas también resultarán perjudicados.

Pero, ¿qué es Gowex? ¿Cuál es su relación con las instituciones españolas? ¿Cómo ha podido desvelarse esto ahora?

Gowex es una empresa de infraestructuras tecnológicas, especializada en la inserción de wifi gratuito en lugares de amplio tránsito. Su objetivo es la creación de Wireless Smart Cities, tal y como explican en su web. Las Smart Cities son aquellas que aprovechan las nuevas tecnologías para ofrecer más y mejores servicios a los ciudadanos. Un ejemplo es poder disponer de wifi gratis, apps para teléfonos móviles que permitan mejorar el acceso, etc.

Gowex consiguió convertirse en una de las empresas más destacadas en su sector a nivel mundial, aunque realmente era una farsa. Nadie lo sabía, excepto su máximo dirigente… Y una misteriosa agencia llamada Gotham City Research.

No parece probable que Batman tenga alguna relación con la calificación de una empresa del ámbito tecnológico. Sin embargo, el informe presentado por esta agencia hizo descalabrarse al paradigma de empresa innovadora y emprendedora que el Gobierno de España promociona (de hecho, ha recibido varios préstamos del ICO, de instituciones españolas e incluso europeas; así como contratos en Nueva York). El punto que más llama la atención de este informe es el precio que le da a la empresa: 0€.

Pese a la dudosa calidad de la fuente (que ha resultado más que veraz), Gowex se asomó al abismo completamente. Tras conocerse el reporte de esta agencia, Gowex llegó a registrar caídas del 62% en su cotización en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Finalmente, la caída fue sólo del 46’2% y su valor perdió 9’2€ hasta quedarse en los 10’71. Puedes ver el histórico de su cotización desde el estallido del caso hasta la suspensión de su cotización en esta aplicación de ElEconomista.

El MAB permite a las empresas más pequeñas (sobre todo, empresas punteras y emprendedoras, como Gowex) obtener financiación en el mercado bursátil sin enfrentarse a las variaciones del mercado continuo. Actuó rápidamente, suspendiendo la cotización apenas dos días tras conocerse el informe. Sin embargo, muchos claman en contra por no haber realizado la supervisión correctamente, así como contra el Banco de España (Linde, su gobernador, aseguró no conocer la empresa) y la CNMV (cuya presidenta, no hay que olvidar, es un cargo político: Elvira Rodríguez, exministra y diputada del PP).

Jenaro García se tomó el asunto a broma en un principio, llegando a declarar que instalaría wifi gratis en Gotham (jugando, claro está, con que el nombre de la empresa coincide con el de la ciudad de Batman). En medio de la polémica, la siempre oportuna Ana Botella dio su apoyo a la empresa visitando sus oficinas.

La situación se enmarañó aún más una vez García presentó ante la Audiencia Nacional una declaración en la que afirmaba haber falseado las cuentas de su empresa. En un principio, admitió haberlo hecho durante cuatro años. Sin embargo, ante el juez Santiago Pedraz (quien ha asumido el caso), aseguró haber manipulado los datos durante los últimos 10 años.  El juez ordenó también el registro por parte de la UDEF de su sede central, así como el registro del ordenador del dirigente de la empresa.

Actualmente, la compañía sigue bajo sospecha, pero continúan en funcionamiento sus servicios. No gracias a la labia de Jenaro, sino a la eficiencia de los trabajadores quienes, pese a la inseguridad con la que trabajan, siguen desempeñando su trabajo.

De momento, la investigación continúa. Varias administraciones públicas, como la que dirige la citada Ana Botella, ya han anunciado que revisarán sus contratos con esta empresa. El juez ha impuesto una fianza de 600.000€, a pagar en quince días, y la prohibición de salir de España; también tendrá que comparecer semanalmente en el juzgado. Además, la fiscalía anticorrupción sospecha que García podría tener 5 millones en una cuenta en Luxemburgo. Pese a que intentó liberar de toda responsabilidad al resto de la cúpula directiva (lo cual resulta difícil de creer, el que una sola persona conozca los resultados de su empresa y haya sido capaz de falsearlos), el juez ha decidido imputar también al resto de la directiva y a cuatro testaferros que dirigían algunas de las sociedades mediante las cuales se falsearon las cuentas.

La gran estafa española puede demostrarse más grande -aún- de lo que parecía en un principio. Pensándolo bien, quizás podría optar también a los Oscar al Mejor guión y al Mejor montaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s