El año que vivimos electoralmente

Estamos en campaña. Más que de costumbre, por supuesto. En política, el desgaste y la promoción es un continuum. Afortunadamente, durante aproximadamente tres años, el ambiente es soportable. Hasta que la inmediación de las elecciones crispa más a políticos que a ciudadanos.

Candidatos, eventos, promesas, (pim pam) propuestas y besos a recién nacidos de por medio. Las campañas electorales son agotadoras: tanto para los aspirantes como para los cada vez más hastiados votantes. Y este año resulta bastante preocupante: el uno de enero comenzó una carrera que mucho no podremos soportar. Y no porque tengamos que hacer una “parada técnica”, como ilustran en El País (el tweet es real); sino porque es posible que emigremos antes de llegar a las generales.

Sigue leyendo

Anuncios