PPistoletazo de salida

Quizá la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría preconizó, sin darse cuenta de ello, que estas elecciones municipales y autonómicas (en 13 comunidades) serían el pistoletazo de salida del cambio. Y no para beneficiar a su partido, precisamente.

El PP sale herido, pero no de muerte. Ni mucho menos. Ha perdido todas las mayorías absolutas que se jugaba en estas elecciones. Permanece como primera fuerza en comunidades como Castilla y León, Comunidad de Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Comunidad Valenciana (lo que resulta especialmente sangrante, por una parte) o las Islas Baleares. Pero estas victorias son, como se suele decir, pírricas. Sí, son la primera fuerza comunitaria… Pero es difícil que consigan una mayoría estable que les deje crear liderar el Ejecutivo.

CFJtO3jW0AESqji

Quizá la excepción sea el PP castellanoleonés, liderado por Juan Vicente Herrera. Uno de los barones con mayor autoridad dentro del partido y que ha criticado duramente los resultados obtenidos en las elecciones del 24-M. Pese a quedarse a solo un escaño de la mayoría absoluta, con un resultado que le permitiría gobernar en minoría y en solitario; Herrera no ha dudado en pedir a Mariano Rajoy “que se mire en el espejo”, para saber si es el mejor candidato de cara a las elecciones, y a pedir la dimisión del ministro José Manuel Soria.

Con todo, sólo Castilla y León y Madrid son plazas más o menos aseguradas tras estas elecciones. Y, en el caso de la segunda, solo en el supuesto de que Cifuentes consiga pactar con Ciudadanos su investidura (es dudoso que Ciudadanos se atreva, a medio año de las generales, a entrar en un Gobierno autonómico de coalición, con el desgaste y la pérdida de “centralidad” que ello supondría).

Porque se ha terminado la era de la política partidista y ha comenzado la era de la política pactista. Muchos auguraban el fin del bipartidismo con el auge de los nuevos partidos mayoritarios (Podemos y Ciudadanos) y los posos residuales de algunos de los partidos a los que les han comido el espacio político estas nuevas propuestas (véanse, Izquierda Unida y, sobre todo, UPyD). Cada vez se habla más de un bipartidismo imperfecto: dos partidos principales con dos partidos secundarios a la zaga, pero sin llegar a superarlos ni igualarlos. Es la situación en la que nos encontramos si echamos un vistazo a la composición de los nuevos Parlamentos autonómicos.

Y es esta política pactista la garante de los cambios. El PP no ha revalidado ninguna de sus mayorías absolutas y una alianza de fuerzas de izquierdas arrebatará la mayoría de los gobiernos autonómicos a los populares: Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana son los casos más particulares. En la primera, Cospedal se ha quedado sin posibles aliados, mientras que Podemos no se puede permitir dejar que se mantenga en el Gobierno. En la Comunidad Valenciana, aunque el PP de Fabra (que ya ha anunciado su intención de dejar la presidencia del partido) sea el más votado, un eventual pacto de PSPV, Compromís y Podemos garantizaría el cambio de poderes.

Pero, si los resultados autonómicos son de por sí sangrantes, los municipales no han sido mucho mejores. El PP también pierde la mayoría de las capitales de provincia… Incluso la capital del Estado. Esperanza Aguirre, la gran lideresa, ha sido incapaz de arrasar en la capital (de hecho, ha sacado menos votos en la ciudad de Madrid que Cristina Cifuentes, candidata a la comunidad). Manuela Carmena, hasta hace poco desconocida “líder” de la candidatura de confluencia de Ahora Madrid (Podemos, Equo, un sector crítico de IUCM), consiguió 20 concejales. Solo uno menos que Esperanza. Un pacto con los nueve concejales del PSOE le permitiría hacerse con el bastón de mando y sacar a los populares del Consistorio madrileño.

Pero Esperanza Aguirre también es la gran garante de los pactos. En menos de una semana, ha pasado de pedir que se vote a la lista más votada (la suya, claro) o formar un pacto de “centro” anti-Podemos, a plantear la posibilidad de un Gobierno de concentración que dirima los asuntos de la capital. Eso sí, solo si Ahora Madrid renuncia a los soviets (sic). Probablemente Aguirre sea la imagen de la decepción y la derrota. Una mujer acostumbrada a ganar, que se postuló como la única capaz de asegurar el Ayuntamiento (hagamos política ficción, ¿cómo habría quedado Ana Botella?), derrotada con el peor resultado de su partido desde Alianza Popular. Pese a todo, ha marcado una fórmula que ha exportado el PP al ámbito nacional: pactos municipales “de centro” anti-Podemos.

Aún así, si Aguirre es el caso paradigmático, también tenemos el de Ada Colau en Barcelona o las Mareas Atlánticas en Galicia. Las candidaturas de confluencia (varios partidos o movimientos sociales con un programa de mínimos que unen fuerzas en una candidatura conjunta) han resultado ser un éxito. Y han marcado tendencia: IU ya ha apelado a la creación de una lista común de cara  a las elecciones generales. Como muchos han apreciado, Podemos ha obtenido peores resultados en solitario de los que han obtenido estas nuevas fuerzas. E Izquierda Unida más de lo mismo. Parece que el futuro se encuentra en el pacto, en la política con mayúsculas.

Y entre tanto, Soraya empuña la pistola y se prepara para el pistoletazo de salida. Y esta vez al cambio… De candidato en el Partido Popular. Cada vez está menos claro que Mariano Rajoy vaya a repetir; y cada vez se define más la figura de la vicepresidenta como sustituta. Ayer salió a la palestra para defender la tarea de María Dolores de Cospedal como secretaria general del PP. Santamaría apunta y, probablemente con mucho tino, al Palacio de la Moncloa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s