El verano del amor

En fechas recientes se publicaba una encuesta bastante interesante. En ella, el 30% de la muestra afirma que estaría dispuesto a abandonar a su pareja por un romance de verano. Y también constata que los castellano-manchegos y los andaluces son los más infieles. Ya se sabe aquello de que para hacer bien el amor, hay que ir al sur.

Pero ese no es el tema que vengo a tratar, ni mucho menos. Aunque tiene que ver con el amor y el verano. Porque por amor se pueden hacer las mayores locuras, incluso entre los políticos. No se explica si no el hecho de que Mariano Rajoy nombrara a José Ignacio Wert nuevo embajador ante la OCDE, casi con nocturnidad y alevosía, aprovechándose del último Consejo de Ministros del curso político (en el que la Presentación de los Presupuestos copó gran parte de los titulares).

Y es que el exministro de Educación, Cultura y Deporte ha contraído matrimonio con la que fue su número dos en el Ministerio, Montserrat Gomendio, y que hace unos meses fue fichada por la OCDE para ser la adjunta a la Dirección de Educación de la organización con sede en París. Y con la ciudad del amor como telón de fondo, el presidente decidió sustituir al ministro de sus funciones (quemado desde el principio de la legislatura, pero que aguantó por el inmovilismo de Rajoy) para enviarlo semanas después a París como jefe de la delegación permanente. Menudo regalo de boda.

Sin embargo, no es el único “lío” en el que está metido el antecesor de Íñigo Méndez de Vigo, actual ministro de Educación. Sí, ese que dice que le gusta mucho el cine y que por eso ve Cine de Barrio (sic). O que no sabe mucho de Educación, pero que está estudiando. Pero hablábamos de Wert. Eldiario.es desvelaba hoy que el exministro y José Manuel Soria, ministro de Industria y Turismo, pasaron una semana a gastos pagados en el resort de un empresario canario en Punta Cana. Con sus respectivas mujeres. Menuda Luna de Miel, para los ex altos cargos de Educación. Y muy buena elección del ministro de Turismo, eligiendo el turismo exterior (en el hotel de un empresario con problemas con la justicia por motivo de licencias ilegales… por tercer año consecutivo). Soria ya ha afirmado que el viaje se lo pagó él… Aunque todavía no ha enseñado ninguna factura.

Pero no es el único ministro con problemas. Fernández Díaz, el ministro de Interior, tuvo una aparición a finales de julio en su despacho. Esta vez no fue la Virgen, que ya se le apareció de joven en Las Vegas, sino Rodrigo Rato. Poco tendrá que ver el exvicepresidente económico con la madre de Dios, pero a decir verdad se ha liado la de Dios es Cristo. Solo una semana después de que el expresidente de Bankia se acogiera a su derecho a no declarar -por no conocer de qué se le acusaba-, se reunió en la sede del Ministerio de Interior con Fernández Díaz. Según un comunicado, solo hablaron de temas personales… ¿y qué hay más personal que una imputación?

Todo esto ocurre en verano. Y, como las medusas o las altas temperaturas, también ha vuelto Gibraltar. Las autoridades de Reino Unido denuncian que se ha violado la soberanía del peñón al entrar barcos abanderados de España en terreno gibraltareño. La cortina de humo de siempre.

Las calles arden y la gente está muy quemada. Pero por las olas de calor y el exceso de horas al sol. El verano del amor, llamémoslo, no es muy diferente del resto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s