Pablo Iglesias juega la carta del cambio para la remontada

Eran las 17:30 del 2 de noviembre y la lluvia caía sobre Getafe. Eso no impidió que más de 120 personas se encontraran a la espera fuera del Auditorio Federico García Lorca en Getafe. Allí, hora y media más tarde, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, iba a protagonizar el primer gran acto de la precampaña: la presentación de los “Carteros y Carteras del Cambio”.

Esta iniciativa del partido de los círculos busca movilizar a sus simpatizantes y votantes. Que sean ellos quienes difundan sus razones para votar Podemos, “votar cambio” como defienden desde el partido, entre sus familiares y seres queridos.

Fuente: Cuatro

Ilusión y movilización a sus votantes no les faltan. “Tenemos que hacer campaña también nosotros. Otros tienen el apoyo de los bancos“, conversaban dos señores mientras esperaban su turno en la fila. Idea en la que abundaba posteriormente Pablo Iglesias ante la prensa al afirmar que Podemos no tiene “el apoyo del IBEX 35 o de los bancos, pero sí de la gente“. El acto colgó el cartel de aforo completo, ocupando las setecientas localidades del teatro madrileño y dejando a centenares de personas fuera bajo la lluvia.

Desde que salió Anguita no había vuelto a votar“, afirmaba una señora de unos setenta años acompañada de su hijo. Relataba, divertida, cómo su hija se había sorprendido cuando la informó de que votaría a Pablo Iglesias en las elecciones europeas. “Me dijo: ‘Mamá, ¡pero si Pablo Iglesias está muerto!'”, confundiendo al secretario general de Podemos con el histórico líder del Partido Socialista.

Los ciudadanos, de todas las edades, parecen ajenos al pesimismo de las últimas encuestas, que sitúan a Podemos en cuarta posición con porcentajes en torno al 15%. Pero también se muestran alejados de la línea oficial del partido, el “sí se puede”, que defiende que las encuestas tampoco les daban cinco escaños en Bruselas o la alcaldía de ciudades como Madrid o Barcelona. “No van a ganar“, afirmaban algunos asistentes mientras esperaban bajo la lluvia.

Lo que sí es cierto es que los asistentes no pertenecían solo a esta ciudad del llamado “cinturón rojo” de Madrid -las localidades gobernadas de forma histórica por el PSOE-, ni siquiera solo de la Comunidad de Madrid. Varios asistentes afirmaban venir de provincias cercanas o de comunidades autónomas como Extremadura o Andalucía.

Una vez dentro del auditorio, la “gente corriente” -como los definió Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político- siguió coreando gritos espontáneos de “¡Sí se puede!” o “Luego diréis que somos cinco o seis“. José Manuel López, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, fue también jaleado a su llegada al teatro.

El acto lo abrió Pablo Echenique, el secretario general de Podemos Aragón. Y lo hizo con ironía: “La primera cosa por la que me gusta (esta iniciativa) es que el tema va de sobres“. Su intervención también estuvo marcada por la emoción. Su carta, dedicada a su mujer, provocó que en varios momentos se conmoviera y tuviera que parar la lectura. “Sin ti no habría sido nada posible de lo que hemos hecho juntos“, leyó.

Lo mismo le ocurrió a Carolina Bescansa, otra de las caras visibles de Podemos. En su caso, su misiva se dirigía a su hija. A ella no tenía tanto que explicarle por qué votar a Podemos ya que “es muy pequeña“, como por qué tenía tan poco tiempo para ella. La secretaria de Análisis Político invitaba a todos a votar a Podemos para tener “una vida mejor para nuestros hijos y también para nosotros mismos” y reivindicaba la universidad pública y la bajada de tasas.

Pero no solo ellos precedieron al discurso del secretario general del partido. Irene Montero, Rafa Mayoral e Íñigo Errejón fueron también protagonistas del evento. En sus cartas a amigos y familiares defendieron causas sociales como el trabajo de la PAH al que se refirió Montero o los ocho de Airbús, citados por Rafa Mayoral. Dichos trabajadores se enfrentan a peticiones de cárcel de ocho años por participar en un piquete informativo durante la huelga general del 29 de septiembre de 2010. Este es un caso que despierta muchas simpatías en Getafe, ciudad en la que la empresa ha sido clave en su desarrollo económico e industrial.

Errejón, por su parte, le dedicó su carta a una amiga “exiliada” en Escocia ya que en España no había podido conseguir trabajo. “El 20 de diciembre vamos a tener la oportunidad de darle la vuelta a la tortilla“, dijo y después apeló al público: “Hay una palabra que se llama remontada y es vuestra“.

Sin embargo, todos fueron eclipsados por el plato fuerte: Pablo Iglesias. El exdiputado del Parlamento Europeo -dejó su acta como eurodiputado a finales de octubre para dedicarse de lleno a la campaña para las generales- fue recibido entre salvas de aplausos y gritos de “presidente”.

El candidato de Podemos a la Moncloa comenzó atizando a Pedro Sánchez, líder del PSOE, de forma velada, sugiriendo que va a la zaga de su partido y copia sus formas y propuestas. Afirmó que a los otros candidatos les falta “emoción” e invitó a los “expertos en marketing” que asesoran a los otros partidos a que consigan “hacerles (a sus candidatos) llorar. Conseguid que les brillen los ojos“.

Reivindicó a la gente corriente que se emociona ya que “sin emoción y sencillez no se pueden cambiar las cosas en este país“. En su alocución inicial antes de dar lectura a la carta que repartieron entre todos los asistentes, llamó “héroes” a todas esas personas anónimas que se ilusionan por las nuevas formas de hacer política.

Iglesias declaró también que son la “única fuerza” capaz de garantizar la unidad de España en referencia a Cataluña, ya que son los únicos capaces de negociar con ambas partes. Un ejemplo bien claro es el hecho de que la mitad de los diputados de Catalunya Sí Que Es Pot -la candidatura auspiciada por Podemos para las elecciones catalanas- votó a favor de Carme Forcadell (número dos de Junts Pel Sí y expresidenta de la Asamblea Nacional de Cataluña) como presidenta del Parlament, mientras que la otra mitad se abstuvo. Para el secretario general de Podemos este hecho, que muchos achacan de indefinición, es una muestra de que reconocen la pluralidad de España. “Quien rompe España es quien es sordo a la diversidad“, sentenció.

Tras esto, comenzó el “mítin” propiamente dicho. Pablo Iglesias comenzó a desgranar el núcleo central de su programa de cara a las generales: la reforma constitucional. Esta se basa en las “cinco garantías del cambio” de Podemos para conseguir “una Constitución de mimbre“, en palabras del líder de Podemos. A saber: una reforma del sistema electoral, una justicia independiente, la prohibición de las puertas giratorias, la cuestión territorial (con especial mención a Cataluña) y el reconocimiento de la educación, la sanidad y la vivienda como derechos fundamentales.

Finalmente, la lectura de su carta despertó un atronador aplauso entre todos los asistentes, que se pusieron en pie al grito, nuevamente, de “¡Sí se puede!”. Porque, pese a las encuestas que indican la bajada de sus expectativas, desde Podemos confían en darle la vuelta a los sondeos en los 40 días que quedan hasta las generales. Tal y como afirma Pablo Iglesias en su carta “vamos a demostrarles que se puede“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s