El misántropo

A veces fantaseo con que un medio de referencia me ofrece una columna de opinión. Una colaboración, da igual si es escrita o hablada, en la que poder expresarme y en la que se valore mi buen hacer. En estas ensoñaciones megalómanas, mi columna ya tiene un nombre y una temática bien definidos; una denominación que me representa: El misántropo.

El periodismo como profesión, la aversión a la humanidad como hobby. Un Javier Marías criado en las redes sociales con tweets afilados como arma de combate. Lo que los millenials llaman hater. El gilipollas criticón de toda la vida. Así es como visualizo mi futuro: con una firma desde la que increpar a la sociedad, como los abuelos en las obras o los expresidentes del Gobierno.

La solución a todos tus problemas.

Sigue leyendo

Anuncios