PPistoletazo de salida

Quizá la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría preconizó, sin darse cuenta de ello, que estas elecciones municipales y autonómicas (en 13 comunidades) serían el pistoletazo de salida del cambio. Y no para beneficiar a su partido, precisamente.

El PP sale herido, pero no de muerte. Ni mucho menos. Ha perdido todas las mayorías absolutas que se jugaba en estas elecciones. Permanece como primera fuerza en comunidades como Castilla y León, Comunidad de Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Comunidad Valenciana (lo que resulta especialmente sangrante, por una parte) o las Islas Baleares. Pero estas victorias son, como se suele decir, pírricas. Sí, son la primera fuerza comunitaria… Pero es difícil que consigan una mayoría estable que les deje crear liderar el Ejecutivo.

CFJtO3jW0AESqji

Sigue leyendo

Anuncios

Perversidad

“Tan seguro estoy de que mi alma existe como de que la perversidad es uno de los impulsos primordiales del corazón humano, una de las facultades primarias indivisibles, uno de esos sentimientos que dirigen el carácter del hombre. ¿Quién no se ha sorprendido a sí mismo cien veces en momentos en que cometía una acción tonta o malvada por la simple razón de que no debía cometerla? ¿No hay en nosotros una tendencia permanente, que enfrenta descaradamente al buen sentido, una tendencia a transgredir lo que constituye la Ley por el solo hecho de serlo?”. – El gato negro, Edgar Allan Poe.

Pocas citas de libros me han hecho reflexionar tanto como esta en concreto de Poe. Cualquiera que me conozca sabrá de mi afición por la literatura y lo mucho que significan los libros para mí. De hecho, dirijo una página sobre este tema. Es algo que va más allá del mero entretenimiento y de la afición. No es pasar el rato, simplemente: es cultivar el espíritu y la razón. Por ello, cuando encuentras un texto capaz de revolverte por dentro y despertar tus pensamientos hasta el punto de dejar el libro y sentarte a reflexionar sobre lo que acabas de leer, no deja de ser apasionante. Y más cuando tus propias reflexiones te obligan a ser escritas y compartidas. Es mi caso.

Sigue leyendo