El Partido Burbuja

Casi nueve meses después de la dimisión de Pedro Sánchez, la gestación de un nuevo secretario general llega a su fin. Pero el parto va a ser complicado y va a dejar a la formación dividida en dos. Ya se vio el pasado lunes durante el bronco debate entre candidatos en el que Pedro y Susana se arrojaron mutuos reproches y Patxi López intentaba que se le escuchara. En el PSOE, se lanzan rosas sin espinas… pero con cuchillos.

Leía hace unos días El filtro burbuja, un libro de 2011 en el que el autor advertía de los peligros de los algoritmos de las grandes empresas de internet (Google, Facebook, Amazon…). Al mostrarnos solo contenidos afines a nuestros gustos y pensamientos, generan el “sesgo de confirmación”. Es decir, sólo consumimos contenido que sustenta lo que ya pensamos.

Terminé la lectura con una sensación de déjà vu: llevaba tiempo dándole vueltas a una idea similar mientras seguía las primarias del PSOE. Veía a los socialistas como si se tratara de aquella película, El chico de la burbuja de plástico, donde un niño vivía aislado dentro de una burbuja para no morir por los gérmenes del exterior.

candidatos-secretaria-general-psoe-ferraz_1026507513_7566407_1020x574

Los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE, antes del debate. EFE.

Sigue leyendo

Anuncios

Corbyn no es profeta en su tierra

Publicado originalmente en El Correo 04/07/2016

“Hice todo lo que pude”. Así respondió un abatido Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, a los reproches durante las marchas del Orgullo gay en Londres. Varios manifestantes pidieron su dimisión después de su tibia participación en la campaña por la permanencia. Algunos medios, incluso, se hicieron eco de los rumores que sugieren que habría votado por el ‘Leave’.

Contestado desde un principio, su grupo parlamentario promovió una moción de no confianza hacia su liderazgo -la cual perdió con el 81% de los votos en contra-. Su victoria se basó en el apoyo de los sindicatos y jóvenes atraídos por su mensaje. Sin embargo, no ha sabido salvar la distancia de las bases del partido, recelosas del escoramiento a la izquierda, y de un electorado que no confía en él como futuro primer ministro: gusta la música, pero no el intérprete. El resultado más llamativo ha sido la victoria del ‘Out’ en territorios que, históricamente, eran feudos laboristas.

Jeremy Corbyn, líder de los laboristas

Sigue leyendo

¿Encuestas? No, gracias

Publicado originalmente en El Correo el 22/06/2016

Sonrisas irónicas. Si están en grupo, también intercambian miradas cómplices cuando se les pregunta acerca del tema. Los británicos se toman las encuestas como una especie de chiste interno, algo que solo ellos pueden entender. No es para menos: los estudios de opinión llevados a cabo de cara al referéndum de independencia de Escocia de 2014 y los realizados previamente a las elecciones generales de 2015 fallaron estrepitosamente.

Las encuestas se han convertido en un aspecto fundamental de las democracias alrededor del mundo. Conocer la opinión de la gente resulta clave para partidos políticos, administraciones públicas y medios de comunicación. Por eso es frecuente que, en períodos inmediatamente anteriores a las elecciones, se produzcan verdaderas avalanchas de sondeos intentando adivinar el escenarios que surgirá de la cita con las urnas. Reino Unido no se queda al margen, después de tres años de citas decisivas con las urnas. 2016 marcará su permanencia o no dentro de la Europa de los 28.

El sondeo más fiable, tanto por el tamaño de la muestra como por el instituto que lo lleva a cabo, el Centro Nacional de Investigación Social, indica que el campo de la permanencia ganará con una diferencia de seis puntos (53% frente a 47%), aunque todo queda en el aire. El resto de encuestas muestran una situación bastante igualada, con un 6% de indecisos que inclinarán la balanza a un lado u otro, según la aplicación del ‘Financial Times’ que realiza el seguimiento de las estudios de opinión al respecto. Durante el último mes, los sondeos mostraban al campo del ‘Leave’ (abandonar) a la cabeza, a veces con una ventaja de diez puntos sobre el bloque de ‘Remain’ (permanecer). Sin embargo, la primera encuesta de Survation para el ‘Mail on Sunday’ después del asesinato de la diputada laborista Jo Cox mientras hacía campaña por el ‘in’, cambió la tendencia hacia una victoria de los partidarios de permanecer en la UE con un 45% a favor frente al 42% en contra. El 13% restante, indecisos y ciudadanos que anunciaron que no votarán el 23-J.

clocv-4wqaeg3rb
Monjas votando durante el referéndum de permanencia

Sigue leyendo

Comienza la campaña de la incertidumbre en Reino Unido

Cualquier escenario está abierto en Reino Unido de cara al referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea que se va a celebrar el próximo 23 de junio. Las encuestas mostradas la última semana son un buen reflejo de esta incertidumbre: el Financial Times revela un país partido en dos al respecto. El 43% de los votantes apoyaría la permanencia, frente al 42% que preferiría que Gran Bretaña siguiera su propio camino. Entre medias, un 15% de indecisos capaces de inclinar la balanza a un lado o a otro. Y no es un fenómeno aislado: si echamos un vistazo a las últimas encuestas publicadas, cada vez es menor la brecha entre ambas opciones y más son los sondeos que dan por ganadores a quienes quieren abandonar la UE.

El Ejecutivo conservador liderado por David Cameron ya se ha puesto manos a la obra apoyando la campaña de Britain Stronger in Europe (Gran Bretaña más fuerte en Europa), frente a la campaña a favor del no representada por Vote Leave (Vota abandono).

El pasado 7 de abril comenzó el envío a miles de hogares británicos de un panfleto titulado Por qué el Gobierno cree que votar para permanecer en la Unión Europea es la mejor decisión para Reino Unido. El documento resume el acuerdo al que llegó Cameron con los otros veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de la UE el pasado 19 de febrero. Es decir, Gran Bretaña no se unirá al euro, no formará parte de una futura mayor integración política, mantendrá su control de las fronteras y también restringirá el acceso a ayudas a ciudadanos de países miembros de los veintiocho.

Nigel Farage, líder del euroescéptico partido de extrema derecha UKIP, devuelve el folleto en protesta

Sigue leyendo

Mas preoCUPado

Saltaba la noticia sobre las cuatro de la tarde: la CUP, tres meses después de las elecciones que marcaron un antes y un después en Cataluña, ha rechazado apoyar a Artur Mas como nuevo president de la Generalitat. Su decisión supone la celebración de nuevas elecciones en primavera, como pronto el 6 de marzo. Si el pasado fue el año que vivimos electoralmente, estamos cerca de que este sea parecido.

Los comicios gallegos y vascos ya estaban apuntados en el calendario, y ahora, salvo movimientos de última hora in extremis, también las catalanas. Y todo esto sucede en plena resaca electoral de las generales del 20D que han provocado el escenario más fragmentado e incierto de la historia democrática.

Artur Mas, ¿candidato?

Artur Mas, ¿candidato?

Sigue leyendo

Los pactos a la Moncloa

El 20D ha dejado el Parlamento más dividido desde la Transición: cuatro grandes partidos nacionales, sumando también a las formaciones nacionalistas que han conseguido una representación importante en el Parlamento (véanse PNV o Democràcia i Llibertat, por ejemplo).

123 escaños para los populares y 90 para el PSOE. El bipartidismo, con sus peores resultados históricos por separado, en conjunto apenas representa un 50% de los votos. Tocado, pero no hundido. Podemos consiguió 69 actas, mientras que Ciudadanos no llegaba ni de lejos a las expectativas cumplidas: 40 (el suelo electoral que se habían puesto los naranjas era de 43). Todo esto sin tener en cuenta el factor Ley Electoral

¿Cómo se forma Gobierno con estas cifras? ¿De qué tipo de pactos estamos hablando para asegurar un Gobierno -no ya estable- del país? El PP no tiene demasiados amigos en el Parlamento. Si sumamos los escaños de C’s a los conseguidos por PP, obtenemos 163 actas; si hacemos lo propio con PSOE, Podemos y UP-IU, 161. Los bloques se encuentran más o menos estables, pero el problema de fondo permanece: hace falta llegar a los 176 votos afirmativos para asegurarse la investidura.

Fuente: El País

Fuente: El País

Sigue leyendo

Mariano Rajoy, o el inmovilismo de la vieja política

“A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, y eso también es una decisión”. “Hay muchas maneras de moverse y nadie ha dicho que estar quieto no sea una de ellas”. Por sus palabras lo conoceréis, y hay pocas frases que resuman de forma tan precisa la filosofía de Mariano Rajoy ante la política y ante la vida.

Nada es capaz de modificar esta forma de ver y vivir el mundo. Ni siquiera, la más certera bofetada (más bien puñetazo) de realidad: un joven que en plena campaña electoral se acerca para sacarse una selfie durante el paseo de los candidatos populares por Pontevedra e, ironías del destino, le asesta un gancho de izquierda en plena cara al presidente. Las gafas del aspirante a revalidar la presidencia del Gobierno vieron el suelo, dejando a su dueño (con 5 y 3’5 dioptrías) incapaz de discernir lo que acababa de ocurrir. ¿Cómo es posible que un país en grado 4 (de 5) de alerta terrorista permita que un joven lance un puñetazo al líder del Ejecutivo? A fin de cuentas, si le quitamos el místico efecto del poder y de la institución que preside, es un hombre de sesenta años.

Mariano Rajoy tras la agresión. Fuente: La Razón.

Mariano Rajoy tras la agresión. Fuente: La Razón.

Mariano Rajoy Brey (Santiago de Compostela, 1965) es el candidato más veterano de cuantos tienen opciones de habitar el Palacio de la Moncloa tras las elecciones generales del 20 de diciembre. Sabe que lo tiene difícil; no tanto por el desgaste que su Gobierno ha sufrido en los últimos cuatro años, como por la aparición de nuevos actores con posibilidades de gobernar frente al tradicional bipartidismo. Pero la principal rémora de Rajoy es él mismo.

Sigue leyendo