Facebook: “¡Me gusta!”

Eso debió pensar Mark Zuckerberg en el momento en el que se le ocurrió comprar el servicio de mensajería instantánea más extendido del mundo: Whatsapp. Por unos 13.800 millones de euros (19.000 millones de dólares), la empresa -que acaba de cumplir diez años- adquiría la aplicación más descargada (con permiso de Candy Crush y el difunto Flappy Bird) del mercado.

Sigue leyendo