¿Encuestas? No, gracias

Publicado originalmente en El Correo el 22/06/2016

Sonrisas irónicas. Si están en grupo, también intercambian miradas cómplices cuando se les pregunta acerca del tema. Los británicos se toman las encuestas como una especie de chiste interno, algo que solo ellos pueden entender. No es para menos: los estudios de opinión llevados a cabo de cara al referéndum de independencia de Escocia de 2014 y los realizados previamente a las elecciones generales de 2015 fallaron estrepitosamente.

Las encuestas se han convertido en un aspecto fundamental de las democracias alrededor del mundo. Conocer la opinión de la gente resulta clave para partidos políticos, administraciones públicas y medios de comunicación. Por eso es frecuente que, en períodos inmediatamente anteriores a las elecciones, se produzcan verdaderas avalanchas de sondeos intentando adivinar el escenarios que surgirá de la cita con las urnas. Reino Unido no se queda al margen, después de tres años de citas decisivas con las urnas. 2016 marcará su permanencia o no dentro de la Europa de los 28.

El sondeo más fiable, tanto por el tamaño de la muestra como por el instituto que lo lleva a cabo, el Centro Nacional de Investigación Social, indica que el campo de la permanencia ganará con una diferencia de seis puntos (53% frente a 47%), aunque todo queda en el aire. El resto de encuestas muestran una situación bastante igualada, con un 6% de indecisos que inclinarán la balanza a un lado u otro, según la aplicación del ‘Financial Times’ que realiza el seguimiento de las estudios de opinión al respecto. Durante el último mes, los sondeos mostraban al campo del ‘Leave’ (abandonar) a la cabeza, a veces con una ventaja de diez puntos sobre el bloque de ‘Remain’ (permanecer). Sin embargo, la primera encuesta de Survation para el ‘Mail on Sunday’ después del asesinato de la diputada laborista Jo Cox mientras hacía campaña por el ‘in’, cambió la tendencia hacia una victoria de los partidarios de permanecer en la UE con un 45% a favor frente al 42% en contra. El 13% restante, indecisos y ciudadanos que anunciaron que no votarán el 23-J.

clocv-4wqaeg3rb
Monjas votando durante el referéndum de permanencia

Sigue leyendo

Anuncios

Comienza la campaña de la incertidumbre en Reino Unido

Cualquier escenario está abierto en Reino Unido de cara al referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea que se va a celebrar el próximo 23 de junio. Las encuestas mostradas la última semana son un buen reflejo de esta incertidumbre: el Financial Times revela un país partido en dos al respecto. El 43% de los votantes apoyaría la permanencia, frente al 42% que preferiría que Gran Bretaña siguiera su propio camino. Entre medias, un 15% de indecisos capaces de inclinar la balanza a un lado o a otro. Y no es un fenómeno aislado: si echamos un vistazo a las últimas encuestas publicadas, cada vez es menor la brecha entre ambas opciones y más son los sondeos que dan por ganadores a quienes quieren abandonar la UE.

El Ejecutivo conservador liderado por David Cameron ya se ha puesto manos a la obra apoyando la campaña de Britain Stronger in Europe (Gran Bretaña más fuerte en Europa), frente a la campaña a favor del no representada por Vote Leave (Vota abandono).

El pasado 7 de abril comenzó el envío a miles de hogares británicos de un panfleto titulado Por qué el Gobierno cree que votar para permanecer en la Unión Europea es la mejor decisión para Reino Unido. El documento resume el acuerdo al que llegó Cameron con los otros veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de la UE el pasado 19 de febrero. Es decir, Gran Bretaña no se unirá al euro, no formará parte de una futura mayor integración política, mantendrá su control de las fronteras y también restringirá el acceso a ayudas a ciudadanos de países miembros de los veintiocho.

Nigel Farage, líder del euroescéptico partido de extrema derecha UKIP, devuelve el folleto en protesta

Sigue leyendo

¿Qué está pasando en Venezuela?

Esta pregunta, en apariencia sencilla, probablemente sea una de las más difíciles de contestar en la política internacional actual. Se podría responder con un simple “revoluciones ciudadanas contra la dictadura”, y sería verdad en parte, pero solo haríamos referencia a una pequeña parte del problema. Para intentar aclarar toda la situación, haremos referencia a las noticias publicadas en distintos medios y a una entrevista a una periodista en el interior: L. L., que nos aportará su punto de vista de la situación del país.

Indudablemente, lo que ocurre en Venezuela ha hecho saltar las alarmas internacionales. Ya sea por las vidas humanas que se hayan perdido (14, hasta ahora, entre ellos estudiantes e incluso una Miss) o los Derechos Humanos violados; o ya sea por las consecuencias que traería el derrocamiento del Gobierno en la geopolítica mundial. Al igual que lo que está ocurriendo en Ucrania, son muchos los intereses en echar a Maduro de la presidencia venezolana (no hay que olvidar que es uno de los países más ricos del mundo por su cantidad de petróleo. En palabras de nuestra entrevistada, siendo irónica, “cuando termine el petróleo, morimos“).

Pero partamos desde el principio. ¿Cuál es el contexto en el que se producen las revueltas en los múltiples Estados venezolanos?

Sigue leyendo