Mariano Rajoy, o el inmovilismo de la vieja política

“A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, y eso también es una decisión”. “Hay muchas maneras de moverse y nadie ha dicho que estar quieto no sea una de ellas”. Por sus palabras lo conoceréis, y hay pocas frases que resuman de forma tan precisa la filosofía de Mariano Rajoy ante la política y ante la vida.

Nada es capaz de modificar esta forma de ver y vivir el mundo. Ni siquiera, la más certera bofetada (más bien puñetazo) de realidad: un joven que en plena campaña electoral se acerca para sacarse una selfie durante el paseo de los candidatos populares por Pontevedra e, ironías del destino, le asesta un gancho de izquierda en plena cara al presidente. Las gafas del aspirante a revalidar la presidencia del Gobierno vieron el suelo, dejando a su dueño (con 5 y 3’5 dioptrías) incapaz de discernir lo que acababa de ocurrir. ¿Cómo es posible que un país en grado 4 (de 5) de alerta terrorista permita que un joven lance un puñetazo al líder del Ejecutivo? A fin de cuentas, si le quitamos el místico efecto del poder y de la institución que preside, es un hombre de sesenta años.

Mariano Rajoy tras la agresión. Fuente: La Razón.

Mariano Rajoy tras la agresión. Fuente: La Razón.

Mariano Rajoy Brey (Santiago de Compostela, 1965) es el candidato más veterano de cuantos tienen opciones de habitar el Palacio de la Moncloa tras las elecciones generales del 20 de diciembre. Sabe que lo tiene difícil; no tanto por el desgaste que su Gobierno ha sufrido en los últimos cuatro años, como por la aparición de nuevos actores con posibilidades de gobernar frente al tradicional bipartidismo. Pero la principal rémora de Rajoy es él mismo.

Sigue leyendo

Anuncios

El año que vivimos electoralmente

Estamos en campaña. Más que de costumbre, por supuesto. En política, el desgaste y la promoción es un continuum. Afortunadamente, durante aproximadamente tres años, el ambiente es soportable. Hasta que la inmediación de las elecciones crispa más a políticos que a ciudadanos.

Candidatos, eventos, promesas, (pim pam) propuestas y besos a recién nacidos de por medio. Las campañas electorales son agotadoras: tanto para los aspirantes como para los cada vez más hastiados votantes. Y este año resulta bastante preocupante: el uno de enero comenzó una carrera que mucho no podremos soportar. Y no porque tengamos que hacer una “parada técnica”, como ilustran en El País (el tweet es real); sino porque es posible que emigremos antes de llegar a las generales.

Sigue leyendo

Por el Gobierno, Mato

Y cayó. Parecía imposible hace tan solo una semana, pero los acontecimientos se precipitaron el miércoles 26 de noviembre. Probablemente, una fecha a recordar (para su desgracia) para la ya exministra Ana Mato. Al filo de las ocho de la tarde, y tras una tarde en la que mantuvo a la política española en vilo, Ana Mato lanzó un comunicado a través del Ministerio de Sanidad en el que anunciaba su dimisión.

El juez Ruz, instructor de los casos Gürtel y Bárcenas, está a punto de concluir la primera parte de la causa Gürtel. Su auto del pasado miércoles ya fue tejiendo los hilos de la futura causa: la instrucción está a punto de concluir y la fase del juicio oral está pendiente de comenzar.

Con Ana Mato, “empieza el cambio”

Sigue leyendo

La popular del Gobierno

Probablemente es una de las personas más influyentes del país, por no decir del Gobierno. Quizá sea una de las mujeres más poderosas de Europa. Al menos lo es en España. Me refiero, como no puede ser de otra manera, a Soraya Sáenz de Santamaría.

En los corrillos mediáticos y políticos ya se la conoce como la “vice para todo”. Y no es para menos. En el último mes, ha reunido cotas de poder en su persona que ni el mismísimo presidente del Gobierno ha llegado a tener. Y sigue siendo la miembro más eficiente del Ejecutivo, a vista de los ciudadanos. Según la última encuesta del CIS, Soraya Sáenz de Santamaría es la mejor valorada del Gobierno. A priori, este dato es positivo; no tanto si nos fijamos en las cifras: su media es de 2’75. Ni de lejos llega al aprobado, pero sí supera el promedio del Gobierno: un 2’19.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría / eldiario.es

Sigue leyendo

Animal político

En su Política, Aristóteles definió al hombre como un animal político. Esto es, social por naturaleza. Basaba sus ideas en la existencia del lenguaje (lo que permitía la efectiva comunicación -inútil, en el caso de que el hombre no tendiese a relacionarse en sociedad-) y en los “conceptos morales” que permiten el desarrollo de la vida en el ámbito social. De hecho, para el filósofo griego (estagirita) el Estado surge por la propia naturaleza social del hombre. Es el espacio donde se dan sus relaciones y es el encargado de velar que el hombre consiga realizarse y ser feliz.

Esto no es otra cosa que un resumen -muy resumido- de algunas de las ideas que Aristóteles desgrana en los ocho libros que conforman su Política. La idea principal es que reside en la naturaleza de los humanos el relacionarse con otros miembros de su especie. Es en sociedad donde el hombre puede desarrollarse.

Muchos siglos más tarde, autores como Hobbes (Homo homini lupus) desmentirían esta idea y verían al hombre como un ser despiadado y al Estado como el Leviatán encargado de salvaguardar la propiedad privada.

Hemos acudido, quizá sin saberlo, en estos días a un ejercicio de POLÍTICA (así, en mayúsculas) en toda regla. Volviendo a la antigua Grecia, la política era lo referente a los asuntos de la ciudad (la polis) en la que tomaban parte todos los ciudadanos. Pues la política ha vuelto.

Resultados del referéndum escocés. Fuente: RTVE.es

Sigue leyendo

Avería real

Aunque parezca que no se puede ir a peor, la realidad siempre supera a la ficción. Efectivamente, por quinta vez en medio año, uno de los aviones que el Ministerio de Defensa fleta para el traslado de mandatarios españoles, se ha averiado. En esta ocasión, se trata del avión que traía al rey de visitar a “los amigos del Golfo”. Junto a él, también se encontraban Ana Pastor (Fomento), José Manuel Soria (Industria), José Manuel García-Margallo (Asuntos Exteriores) y Pedro Morenés (Defensa).

Los cinco se encontraban en una expedición junto a varios empresarios españoles, destinada a cerrar varios tratos y a fomentar la inversión en España. No en vano fueron allí promulgando la recuperación económica y que lo peor de la crisis ya había pasado.

El problema surgió cuando el avión se disponía a despegar desde Kuwait para dirigirse a Valencia (donde el rey tenía que presidir la final de la Copa del Rey). Se detectó una avería en el motor que obligó a retrasar la salida del avión una hora. Nada grave, de no ser porque se trataba de otro fallo más que añadir al historial de los aviones del Gobierno español.

(c) EFE

Sigue leyendo

Los años que vivimos PPeligrosamente

“Y los ERE, ¿qué?”. Cualquier persona -no muy- ducha en actualidad política sabrá que el debate sobre la corrupción que ensombrece España se suele basar en un y tú más. Muchos políticos parecen ajenos al hecho de que los ciudadanos reclamemos mayor transparencia y honradez políticas; que queramos saber qué hacen con un dinero que nos pertenece al conjunto de los españoles.

La corrupción y la decencia no entienden de colores, siglas o partidos políticos. La mala hierba crece en los jardines más cuidados, y es la responsabilidad de los jardineros que ésta no estropee la belleza de su jardín. Que no termine con su trabajo. Que quienes contemplan el esfuerzo de estos trabajadores no lo vean empañado por la aparición de estas molestias.

Evidentemente, ni el Partido Popular ni el PSOE son jardines (aunque a sus dirigentes les guste mucho meterse en ellos); así como Rubalcaba y Rajoy tampoco son jardineros. Sin embargo, la metáfora está clara: los partidos están infectados por la corrupción, y son ellos mismos -con la urgencia ciudadana- los que han de limpiarse.

Sigue leyendo