El misántropo

A veces fantaseo con que un medio de referencia me ofrece una columna de opinión. Una colaboración, da igual si es escrita o hablada, en la que poder expresarme y en la que se valore mi buen hacer. En estas ensoñaciones megalómanas, mi columna ya tiene un nombre y una temática bien definidos; una denominación que me representa: El misántropo.

El periodismo como profesión, la aversión a la humanidad como hobby. Un Javier Marías criado en las redes sociales con tweets afilados como arma de combate. Lo que los millenials llaman hater. El gilipollas criticón de toda la vida. Así es como visualizo mi futuro: con una firma desde la que increpar a la sociedad, como los abuelos en las obras o los expresidentes del Gobierno.

La solución a todos tus problemas.

Sigue leyendo

Anuncios

Ojalá que lluevan barcos del cielo

Mi intención no es plagiar a Juan Luis Guerra, ni mucho menos enfrentarme a la SGAE por parodiar el título de una de las canciones en español más famosas del mundo. Nada más alejado del objetivo.

En efecto, me refiero a la noticia que el jueves 27 de marzo, alrededor de las cinco de la tarde (cuatro en Canarias) hizo saltar todas las alarmas. Un avión de pasajeros había caído al agua de las costas canarias. Algunos medios, se hicieron eco del modelo de avión y su compañía. Incluso, algunos afirmaban que la ministra de Fomento, que se encontraba casualmente en Canarias, ya estaba coordinando junto a Paulino Rivero (presidente del archipiélago) las tareas de rescate.

EFE, vía elcorreo.com

Sigue leyendo