Los pactos a la Moncloa

El 20D ha dejado el Parlamento más dividido desde la Transición: cuatro grandes partidos nacionales, sumando también a las formaciones nacionalistas que han conseguido una representación importante en el Parlamento (véanse PNV o Democràcia i Llibertat, por ejemplo).

123 escaños para los populares y 90 para el PSOE. El bipartidismo, con sus peores resultados históricos por separado, en conjunto apenas representa un 50% de los votos. Tocado, pero no hundido. Podemos consiguió 69 actas, mientras que Ciudadanos no llegaba ni de lejos a las expectativas cumplidas: 40 (el suelo electoral que se habían puesto los naranjas era de 43). Todo esto sin tener en cuenta el factor Ley Electoral

¿Cómo se forma Gobierno con estas cifras? ¿De qué tipo de pactos estamos hablando para asegurar un Gobierno -no ya estable- del país? El PP no tiene demasiados amigos en el Parlamento. Si sumamos los escaños de C’s a los conseguidos por PP, obtenemos 163 actas; si hacemos lo propio con PSOE, Podemos y UP-IU, 161. Los bloques se encuentran más o menos estables, pero el problema de fondo permanece: hace falta llegar a los 176 votos afirmativos para asegurarse la investidura.

Fuente: El País

Fuente: El País

Sigue leyendo

Anuncios

Pablo Iglesias juega la carta del cambio para la remontada

Eran las 17:30 del 2 de noviembre y la lluvia caía sobre Getafe. Eso no impidió que más de 120 personas se encontraran a la espera fuera del Auditorio Federico García Lorca en Getafe. Allí, hora y media más tarde, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, iba a protagonizar el primer gran acto de la precampaña: la presentación de los “Carteros y Carteras del Cambio”.

Esta iniciativa del partido de los círculos busca movilizar a sus simpatizantes y votantes. Que sean ellos quienes difundan sus razones para votar Podemos, “votar cambio” como defienden desde el partido, entre sus familiares y seres queridos.

Fuente: Cuatro

Sigue leyendo

PPistoletazo de salida

Quizá la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría preconizó, sin darse cuenta de ello, que estas elecciones municipales y autonómicas (en 13 comunidades) serían el pistoletazo de salida del cambio. Y no para beneficiar a su partido, precisamente.

El PP sale herido, pero no de muerte. Ni mucho menos. Ha perdido todas las mayorías absolutas que se jugaba en estas elecciones. Permanece como primera fuerza en comunidades como Castilla y León, Comunidad de Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Comunidad Valenciana (lo que resulta especialmente sangrante, por una parte) o las Islas Baleares. Pero estas victorias son, como se suele decir, pírricas. Sí, son la primera fuerza comunitaria… Pero es difícil que consigan una mayoría estable que les deje crear liderar el Ejecutivo.

CFJtO3jW0AESqji

Sigue leyendo

El año que vivimos electoralmente

Estamos en campaña. Más que de costumbre, por supuesto. En política, el desgaste y la promoción es un continuum. Afortunadamente, durante aproximadamente tres años, el ambiente es soportable. Hasta que la inmediación de las elecciones crispa más a políticos que a ciudadanos.

Candidatos, eventos, promesas, (pim pam) propuestas y besos a recién nacidos de por medio. Las campañas electorales son agotadoras: tanto para los aspirantes como para los cada vez más hastiados votantes. Y este año resulta bastante preocupante: el uno de enero comenzó una carrera que mucho no podremos soportar. Y no porque tengamos que hacer una “parada técnica”, como ilustran en El País (el tweet es real); sino porque es posible que emigremos antes de llegar a las generales.

Sigue leyendo

Deshojando la rosa

¿Qué es populismo? Dices mientras clavas en mi pupila tu pupila marrón. Parece que es esto lo que se pregunta Pedro Sánchez, al más puro estilo posromántico de Bécquer. Y, para darle más dramatismo, lo hace mientras sujeta con su puño una rosa roja. Una rosa que se seca, poco a poco. Que se marchita, cuyos pétalos se arrugan y caen lentamente. Es una flor que vivió tiempos mejores.

Esta imagen es una alegoría de lo que está pasando en el PSOE. El antaño todopoderoso partido socialdemócrata español está en horas bajas. Algunas encuestas ya relegan al PSOE a un decepcionante segundo o tercer puesto, con unos 80 diputados. Romperían así con el suelo de los 110 diputados conseguidos en la debacle electoral del 2011 con Rubalcaba al frente. Idoia Mendia tampoco revalidaría resultados en el País Vasco, ni mucho menos, con un Podemos pujante que se convertiría en segunda fuerza, a costa también de EH Bildu, según revelaba el Euskobarómetro de diciembre. El hecho de que Podemos carezca todavía de caras visibles en Euskadi, no parece problema alguno para sus posibles votantes.

Mientras, ajeno a luchas internas, Pedro Sánchez ignora que la rosa decae y que las espinas se le clavan en la mano y comienza a brotar la sangre. La foto que acompaña al artículo bien podría resumir lo que opinan propios y extraños de la actuación del secretario general del PSOE al frente de su partido: ¡Qué huevos tienes, Pedro!

Pedro Sánchez y sus “medidas”.

Sigue leyendo

Campaña desESPErada

A pesar de que te puedas encontrar en las antípodas ideológicas, con muy pocos puntos en común; es muy posible que te apasione su figura. Cuando menos, es llamativa y ha permanecido durante mucho tiempo en la primera línea de la política nacional.

A mí siempre me ha resultado una persona llamativa, una política de raza. O al menos, eso aparenta. También me encantaría entrevistarla, aunque sea para salir escaldado por ella. En efecto, Esperanza Aguirre es todo un personaje. Y digo personaje porque hace tiempo que a Esperanza se la tragó Espe. La exministra de Cultura y expresidenta del Senado siempre será recordada por perlas como “el hijoputa”, por aparcar donde no debe o por llamar antiespañoles a quienes están en contra de la tauromaquia.

Esperanza, desesperada

Sigue leyendo

ETA es ETA

No soy muy dado a las obviedades, pero alguien tiene que decirlo: ETA es ETA. Creo que conviene recordárselo a más de uno de los contertulios que pueblan los espacios de debate televisivo, generalmente pertenecientes a la caverna mediática. No sólo a estos opinadores profesionales, sino a políticos de la talla de Esperanza Aguirre.

Efectivamente, me refiero a las múltiples descalificaciones que, desde hace mes y medio, venimos viendo en los medios contra el líder de Podemos. A principios de mes, Esperanza Aguirre llegó a afirmar que Pablo Iglesias “está con ETA”, al salir a la luz un vídeo de apoyo del profesor a la ilegalizada asociación de familiares de presos de ETA, Herrira. Dichas palabras han sido objeto de una demanda de conciliación, paso previo a una querella, por parte de Podemos. El periodista y adjunto al director de El Mundo, Eduardo Inda, también ha sido demandado por sus continuos enfrentamientos con Iglesias. En ellos, insinuó en varias ocasiones su connivencia con ETA e incluso la financiación ilegal de su partido político.

Pablo Iglesias, eurodiputado y líder de Podemos.

Sigue leyendo